¿La pagina de carga tarde demasiado? Cerrar.
El juego como diversión y aprendizaje

Jugar no es malo, el juego ayuda en el proceso de maduración y aprendizaje del ser humano. Jugar nos permite aprender a respetar reglas para tener en cuenta las habilidades del oponente, a poner a prueba las nuestras y a superarnos. Jugar nos permite pasar un buen rato, aprender, y razonar. El juego por placer, pasatiempo o beneficios económicos tiene miles de años de antigüedad y se ha encontrado presente en casi todas las culturas del mundo. Esta búsqueda de excitación y el vencer el aburrimiento, han sido la base del juego en todos los tiempos. El problema es que han surgido juegos que han generado adicciones por las características del jugador y del mismo juego. Hay una diversidad  de juegos que pueden generar adicción como los de video, máquinas traga monedas, bingos, carreras de caballos, casinos, entre otros.

Tipos de jugadores
El Jugador Social: juega simplemente por gusto y esporádicamente, solo en un ambiente social. Mantiene control sobre su conducta de juego y puede dejar este cuando quiera, independientemente del dinero o resultado obtenido.
El Jugador Problema: juega de manera habitual diaria o casi diaria, generándole el juego problemas ocasionales.  Mantiene algunos de los síntomas del jugador patológico, pero no los suficientes para considerarlo como tal.
El Jugador Patológico:es la persona que ha perdido totalmente el control hacia el juego, lo que afecta grandemente varias esferas de su vida personal, social, laboral y familiar.  Su vida gira en torno a jugar y a tener o conseguir dinero para jugar.
El Jugador Profesional: controla su juego y estudia las jugadas, vive del juego y lo utiliza como medio para obtener ganancias.

¿Qué es la ludopatía o adicción al juego?
La Ludopatía (del latínludus, juego y del griego, patheia, afección o padecimiento), es un impulso irresistible de jugar a pesar de ser consciente de sus consecuencias y del deseo de detenerse. Poco se sabe de ella, pero quienes la conocen bien
saben que puede llevar a sus víctimas a perder su patrimonio, su familia y su salud mental.
La ludopatía, o juego patológico, es una adicción a los juegos de azar. Y como tal adicción, el sujeto no puede dejar de jugar aunque esté arruinando su vida, obtiene un pequeño premio que, repetidamente, pierde en otro juego de azar diferente en ese mismo momento o al siguiente. Su “necesidad” de jugar y de recuperar lo perdido se hace tan intensa, que poco a poco ocupa todo su tiempo libre, laboral y prácticamente todo su tiempo social y familiar. La adicción al juego los empuja a dejar sobre la mesa de juego su quincena, las colegiaturas de los hijos, la hipoteca de la casa, los ahorros de su empresa. Es un serio trastorno mental que se ha convertido en una de las principales causas de destrucción de familias y que afecta cada vez más a niños y adolescentes. Un ludópata llega a hacer cualquier cosa para conseguir el dinero que necesita para jugar, es capaz de engañar a todos menos a sí mismo. A medida que se acumulan las deudas los afectados buscan otras fuentes de dinero como el robo o el tráfico de drogas. El afectado puede tener ideaciones suicidas por desesperación si no recibe tratamiento.

Datos estadísticos
Los datos existentes señalan que existe un 2% de la población adulta y adolescentes directamente afectados por la ludopatía. Hasta el momento no se han llevado estudios de la frecuencia en México, aunque algunas instituciones señalan 2 millones en afectado en este país, lo que da una idea de la magnitud del problema, sobre todo si a esa cifra se añade, al menos, otro millón de personas correspondientes a los familiares que conviven directamente con el ludópata. La ludopatía afecta a todas las edades, a todos los niveles sociales, a ricos y a pobres, a hombres y mujeres, aunque las estadísticas refieren que existe una mujer ludópata por cada dos hombres. Hasta ahora, en México la ludopatía no es catalogada como un problema de salud pública, porque la prevalencia entre la población pareciera ser baja, pero la afectación en la vida de quienes juegan es grave.

Internet, juegos online, un problema creciente
Están los crecientes y discutidos casinos online. Es decir, los juegos de casino a los que se acceden vía internet. Si tenemos en cuenta que la facilidad de acceso y la proximidad del punto de juego son factores multiplicadores de la prevalencia de la ludopatía en el mundo, imagínense lo que supone tener el punto de juego en el lugar más próximo posible: el propio hogar.

Tratamiento del juego patológico
Habitualmente los jugadores adictos no buscan ayuda, debido a que no lo consideran un problema por lo que son llevados por familiares o amigos.
Existen grupos de autoayuda como Jugadores anónimos, este es un tratamiento comúnmente utilizado para la ludopatía que sigue el modelo en base a Alcohólicos anónimos, utiliza un modelo en 12 pasos que hace hincapié en un enfoque de ayuda mutua. Se ha comprobado que la terapia cognitivo-conductual reduce los síntomas y las urgencias relacionadas con el juego. En cuanto a medicamentos, existen evidencias algunos de ellos, como la paroxetina o fluvoxamina son eficientes en el tratamiento del juego patológico.

Es difícil que un ludópata deje de jugar sin recibir ayuda, por mucha fuerza de voluntad que tenga o declare tener. Es frecuente tenga ciertas características de personalidad inmadura, miedos, sentimientos de inferioridad y falta de responsabilidad.  La familia debe entender que se trata de una enfermedad y asumir la responsabilidad de acompañar y ayudar al paciente en el proceso de tratamiento.


Dr. Jorge Maldonado Nodal
Psiquiatra