¿La pagina de carga tarde demasiado? Cerrar.

Si bien, sentirnos comprendidos es una necesidad del ser humano, con mayor razón lo es cuando nuestro estado de salud está vulnerable. Si el problema es de índole físico, es probable que podamos encontrar mayor empatía o atención a nuestro alrededor, sin embargo, si nuestro problema es de salud mental o emocional, la situación se complica. ¿Por qué? Porque las enfermedades de este tipo suelen ser un tema de temor o vergüenza, por lo tanto, se prefiere no hablar de él,  haciendo más difícil la comunicación o empatía.

El paciente prefiere pensar en su situación como algo pasajero o que podrá controlar en poco tiempo, aumentando con ello su aislamiento y evasión del problema, profundizándose  la sensación de no ser entendido, incluso ni por ellos mismos.

No importa la edad, condición social, cultura o religión, todos estamos expuestos a padecer un problema de salud mental: depresión, ansiedad, fobias, obsesiones, adicciones, trastornos de personalidad, conflictos de pareja o familiares, entre otros.

En medio de estas circunstancias es esperanzador saber que existen profesionales interesados en apoyar y que se han capacitado para poder dar un abordaje integral a este tipo de padecimientos, permitiendo la reintegración de la persona en su contexto familiar, escolar, laboral  y sobre todo individual.

En Clínica Liberta contamos con esta clase de equipo dispuesto a apoyarte, por lo que podemos decirte que te esperamos, te entendemos y te podemos ayudar.