¿La pagina de carga tarde demasiado? Cerrar.

El cuidado de las personas en situación de dependencia no es novedoso. Sin embargo, con el paso de los años se han experimentado cambios al respecto debido al incremento de personas que desempeñan el rol de cuidador.Por otro lado, los cambios sociales tales como la incorporación de la mujer al mundo del trabajo, la disminución de la estabilidad familiar, la aparición de nuevos modelos familiares, aumento de movilidad laboral y social, entre muchos más, han generado que menos personas se encuentren con disposición de cuidar.

Cuando aparece el familiar dependiente en la mayoría de las ocasiones la responsabilidad recae sobre uno o muy pocos, los cuales con paso del tiempo se empiezan a ver claramente sobre cargados. Dentro del sistema familiar suele haber una persona, el cuidador principal, que asume las tareas de cuidado básicas y que suele ser percibida por los restantes miembros de la familia como el responsable de asumir el cuidado del enfermo. Por lo tanto, el término de “cuidador principal” se emplea para describir a aquella persona que dedica gran parte de su tiempo al cuidado del enfermo o de la persona dependiente que realiza esas tareas de cuidado de manera continua y durante un tiempo prolongado.

Existen numerosos estudios que coinciden en que el perfil del cuidador principal corresponde con una mujer entre los 45 y los 69 años, en la que en la mayoría de las veces no recibe ayuda de nadie para realizar este trabajo. Debido a esto es que existen diversas repercusiones negativas del cuidado en la salud y calidad de vida del cuidador principal. En este sentido la mayoría de los estudios coinciden que la presión a la que están expuestos los cuidadores/as pueden desencadenar sentimientos de estrés, ansiedad y depresión, también otros autores informan que el cuidado afecta negativamente a la cantidad y calidad de sueño experimentada por los mismos repercutiendo negativamente en su salud física y emocional.


Psic. Mariana Lira
Neuropsicológa